Inicio
QUIEN ES MARIANO CASAS?
¿A QUÉ SE DEDICA ESTE SUJETO?
DIBUJITOS DE IPAD
BLOG
contacto
libro de visitas
TIENDA DE CÓMICS
   
 


Mariano Casas ES ESTE



Mariano Casas nació en Madrid en 1971, aunque gracias a su maestria en el retrato, esta imagen te haga pensar que esa fecha es una errata

Ya a muy temprana edad apuntaba maneras: lejos de esperar a que sus padres le contasen un cuento, era él el que iba a contarles cuentos a ellos, en un idioma ininteligible, hasta que estos fingían dormirse para poner fín a tanto sufrimiento.

Este extraño comportamiento hizo debatirse a su familia ante la duda de si habían engendrado a un desgraciado o a un artista...o a ambas cosas a la vez, como resultó ser. Como veían que también dibujaba cosas y que se extasiaba viendo los dibujos animados de Mazinger z, lo apuntaron al concurso de dibujo Pelikan, en el que se alzó con la victoria, ganando una caja de rotuladores de dos pisos.

Pero el concurso estaba amañado: en la caja faltaba un rotulador, precisamente el negro, que seguramente llegaría a manos de algún niño enchufado, hijo de algún concejal o algo así...Fue ahí cuando Mariano fue consciente de los sinsabores y los tejemanejes oscuros de que habría de ser objeto en el ruín mundo del arte, a pesar de lo cual siguió dibujando, aún sin el rotulador negro.

Ayudó a su vocación artística el desarraigo a que fue sometido por mor del trabajo de su padre, que le llevó a vivir en diferentes lugares forjando una personalidad cosmopolitísima: Cuenca, Las Palmas, Pontevedra, fueron algunas de las ciudades que vieron crecer al mito.

Cuando alcanzó la edad adulta, se matriculó en la Escuela de Bellas Artes. Allí aprendió de sus profesores el chollazo de ser funcionario en este país, y lo puso en práctica nada más salir de la facultad.

También siguió pintando y dibujando, ya fueran dibujos, comics, o lo que tuviera en ese momento en mente, exponiendo su obra en todo tipo de foros artísticos: bares, cafeterías, pubs, tabernas...

Su inclinación a la narración secuenciada (comic) comenzó con encargos en periódicos y revistas, pero sobre todo con historias dibujadas a mano que solía utilizar como regalo a chicas, básicamente con vistas a la cópula.
Pero un buen día descubrió que la destinataria de una de estas MINISTORIAS estaba con otro, y se percató de lo absurdo y poco rentable de currarse una historia para cada futurible ligue, y encima para recibir tan infame respuesta.

Así que decidió abandonarse al público desconocido y anónimo, mucho más agradecido, y publicó ya en el siglo XXI, el mítico volumen 1 de HISTORIAS DE MARIANO, una inquietante recopilación de algunas historias que fueron verdad, y otras que no.

Este album se dividía en dos partes : historias que no sucedieron (ficticias), y cuentos que fueron verdad (basadas en hechos reales).

Mariano editó el mismo el album siendo pionero de paso en eso que los guais llaman ahora CROWDFOUNDING, que básicamente consiste en sablear (y perder para siempre) a los amigos para editar o realizar una supuesta artistada.

Repitió la jugada un año más tarde con los pocos amigos que le quedaban, con HISTORIAS DE MARIANO 2. Para confortar a los incautos que habían picado, le ponía a algunos personajes la cara de alguno de estos amigos, cuñaos, suegros o incluso jefes. El hecho de que la mayoría de estos personajes acabasen muriendo o recibiendo cuernos o palizas hizo que en LHDM 3 tuviese que renunciar de momento a esta manera de financiar sus historias, lo que no fue óbice para seguir dibujando.

Así llegaron nuevas joyas como Mensaxes, que hizo bueno el concepto de FALLO DEL JURADO, al recibir el premio CASTELAO 2008, o LA MANCHA NEGRA, o A HISTORIA XAMAIS CONTADA XAMAIS CONTADA, premiado también con las I ayudas de la Consellería de Cultura de Galicia a la creación de BD (2010).

También en estos primeros años del Siglo XXI participó en proyectos colectivos, en fanzines y revistas, en películas y en la fundación del colectivo hartista, que reivindica el arte como búsqueda de la belleza, y no como refugio de vagos con ganas de tomar el pelo a la gente. A pesar de esto, Mariano continúa formando parte del colectivo hartista…

Actualmente puede encontrársele en farmacias especializadas comprando pañales, aunque se rumorea que no ha puesto fín a su labor ni mucho menos, por lo que ahora no bastará con hacerse el dormido para librarse de su próximo proyecto, probablemente otro libro de cómics…quien sabe…los artistas son así.